eng

 

El renacer de los palafitos chilotes

Un imperdible en Chiloé es visitar- y ojalá pernoctar – en los palafitos, patrimonio arquitectónico que da cuenta de la forma de vida de los primeros pueblos originarios de la zona que fueron avanzando en su forma de habitar en tierra hasta llegar a la construcción de casas de madera con tejuelas de alerce que emplazaron sobre muelles con gruesos pilotes. Hoy testimonio de ello hay en dos sectores: a la entrada de la ciudad (calle Pedro Montt) o en el barrio Gamboa en calle Ernesto Riquelme.

Antes de la construcción del Canal de Panamá los barcos estaban obligados a pasar por el Cabo de Hornos y el primer puerto después de Punta Arenas era el de Chiloé, por lo que los isleños construyeron frente al mar estas casas en respuesta a ese auge comercial, sin embargo en 1936 un gran incendio se produjo en castro destruyendo parte importante de estas estructuras. En 1970 hubo un intento de hacerlos desaparecer por el estado en que se encontraban, lo que fue desestimado por un movimiento ciudadano.

Jóvenes emprendedores apostaron a preservarlos, es así que en 2008  se abrió el primer hostel en los palafitos. Hoy son cuatro que operan como pequeños hoteles, pero también hay cafés, talleres y cooperativas de artesanos.